Acerca de Ángel Juez Mendoza


Hoja de Vida

Nombres y Apellidos: Ángel Manuel Juez Mendoza
Fecha de Nacimiento: 14 de Febrero de 1970
Estado Civil: Casado
Correo-e: angeljuez@gmail.com
Blog: http://www.angeljuez.wordpress.com

Formación académica:

Estudios Superiores:
Universidad de Guayaquil
Facultad de Comunicación Social

Universidad Politécnica Salesiana
Facultad de Ciencias de la Educación
Sede Quito

Estudios Secundarios:
Colegio Nacional “J. M. Velasco Ibarra”
Buena Fe – Los Ríos

Colegio Mixto Particular “América”
Quevedo – Los Ríos

Estudios Primarios:
Escuela Mixta Particular “Seis de Octubre”
Buena Fe – Los Ríos

Escuela Mixta Particular “Siete de Mayo”
Buena Fe – Los Ríos

Títulos Obtenidos:
Licenciado en Ciencias de la Comunicación Social Universidad de Guayaquil.
Facultad de Comunicación Social.
Guayaquil, 06 de septiembre de 1996.

Asistente Pedagógico con Mención en
Educación de la Niñez y Adolescencia en Riesgo.
Universidad Politécnica Salesiana.
Facultad de Ciencias de la Educación.
Cuenca, 02 de junio de 1997

Bachiller Químico – Biólogo
Colegio “América” de Quevedo.
Quevedo, 18 de febrero de 1988

Cursos y Seminarios:

Seminario “Liderazgo”
Organizado por la Fundación País y la
Fundación Hanns Seidel.
Quevedo, 13 y 14 de febrero de 1993.

Seminario “Excelencia Administrativa”
Organizado por la Fundación País y la
Fundación Hanns Seidel.
Quevedo, 1 y 2 de mayo de 1993.

Seminario de Periodismo “Carlos Alvarado Loor”
Organizado por la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Periodistas, la Confederación Nacional de Periodistas del Ecuador, la Asociación Iberoamericana de Periodismo Científico – Ecuador y la Asociación de Periodistas Guayaquil.
Quevedo, 16 al 18 de agosto de 1993.

Primer Seminario Internacional de Comunicación
Organizado por la Facultad de Comunicación Social
de la Universidad de Guayaquil.
Quevedo, 5 al 30 de septiembre de 1994.

Diploma otorgado por el Ministerio de Educación y Cultura por haber participado como Facilitador en Escuela para Padres en el Programa Trabajadores Prematuros del INNFA en Buena Fe – Los Ríos.
20 de septiembre de 1994.

Mención de Honor otorgada por el Comité de Madres “Nueva Esperanza” del Programa Trabajadores Prematuros del Instituto Nacional de la Niñez y la Familia.
Buena Fe, 22 de diciembre de 1994.

Reconocimiento organizacional otorgado por la Presidenta Nacional del INNFA, al cumplirse el Trigésimo Quinto Aniversario de creación de la institución. Quito, 29 de septiembre de 1995.

Seminario Asesoría Microempresarial, Administración, Contabilidad, Costos y Mercadeo. Organizado por la Fundación Grupo Popular. Guayaquil, 17 de diciembre de 1995.

Certificado conferido por el Tribunal Supremo Electoral, el Tribunal Supremo Electoral Infantil y UNICEF por haber contribuido al éxito de la Consulta Nacional a Niñas, Niños y Adolescentes como Coordinador de Junta.
Quito, 27 de agosto de 1996.

Diploma Otorgado por el Centro Ecuatoriano de Capacitación y Formación de Educadores de la Calle –CECAFEC- por haber cumplido el Programa de Formación a Distancia “De Educador a Educador”. Quito, abril de 1995 a noviembre de 1996.

Condecoración al Mérito Periodístico otorgada por la I. Municipalidad del Cantón Buena Fe – Los Ríos.
1996.

Seminario para Periodistas sobre el Fenómeno
de El Niño, organizado por la Presidencia de la República, a través de la Secretaría Nacional de Comunicación del Estado y la Unidad Coordinadora del Programa de Emergencia para afrontar el Fenómeno “El Niño”.
Guayaquil, 30 de octubre de 1997.

Conferencia – Taller
“Administración de Organizaciones Sociales”.
Organizada por el Programa Regional del Voluntariado del Instituto Nacional del Niño y la Familia. Guayaquil, 4 de enero de 1999.

Taller de Periodismo Investigativo
Organizado por la Fundación El Universo y CIESPAL
Guayaquil, 24 y 25 de febrero de 1999.

Seminario – Taller
“Prevención de la Drogadicción y Tratamiento en Comunidad”, organizado por la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas y la Asociación Ecuatoriana de Comunidades Terapéuticas. Guayaquil, 3 al 5 de mayo de 2000.

Taller de Difusión del Escenario Sísmico en Guayaquil del Proyecto Radius, organizado por el Responsable Técnico del Proyecto Radius y el Instituto Nacional del Niño y la Familia.
Guayaquil, 11 de mayo de 1999.

Panel – Conferencia:
“Culturas Juveniles en Guayaquil”.
Organizado por el Instituto Nacional del Niño y la Familia y el Programa del Muchacho Trabajador del Banco Central. Guayaquil, 17 de mayo de 1999.

Taller “Escuchar a los Niños” Estrategias para introducir la voz de los niños en la práctica institucional. organizado por el Instituto Nacional del Niño y la Familia y la Oficina de Pastoral del Adolescente y el Niño de los Terciarios Capuchinos.
Guayaquil, 29 de mayo de 1999.

Seminario – Taller
“Hacia una teoría de la corrupción: Incidencia en el uso de la libertad de información”, organizado por la Fundación El Universo.
Guayaquil, 16 de agosto de 2000.

Seminario – Taller
“Protocolo y Ceremonial Público”
Organizado por la Gobernación de la Provincia del Guayas y la Subsecretaría de Relaciones Exteriores del Litoral. Guayaquil, 24 y 25 de agosto de 2000.

Certificado otorgado por el Comité Organizador del Primer Congreso Nacional “Para Cada Niño una Familia, ¡Un desafío Urgente!”, por haber participado como miembro del equipo de apoyo.
Guayaquil, 6 al 10 de noviembre de 2000.

Seminario – Taller
“Comunicación y Percepción Estética Literaria”, organizado por la Universidad Técnica Federico Santa María y la Fundación El Universo.
Guayaquil, 14 al 24 de agosto de 2001.

Taller
“Fortalecimiento de las Capacidades Locales para enfrentar situaciones de desastres de las provincias costeras e insular del Ecuador”, organizado por la Dirección Nacional de Defensa Civil, la Embajada Americana y la Junta Cívica del Guayas. Guayaquil, 17 y 18 de julio de 2002.

Seminario
“Abordaje Interdisciplinario en el Abuso Sexual a Niñas, Niños y Adolescentes”, organizado por la Asociación Ecuatoriana de Psicología Jurídica y Forense, la Universidad de Guayaquil, el INNFA y el Colegio de Psicólogos Clinicos del Guayas.
Guayaquil, 17 y 18 de agosto de 2005.

Reconocimiento otorgado por The United Nations World Food Programme for the contribution to the success of the event Walk the World. Guayaquil, 21 de mayo de 2006.

Reconocimiento otorgado por el Instituto Nacional de la Niñez y la Familia y Rialto Publicidad por haber contribuido al éxito de los eventos organizados por el Mes de la Niñez realizados en Guayaquil, Durán, Daule, Milagro y La Libertad. Guayaquil, 01 de julio de 2006.

Taller “Definición de Perfiles de Competencias para el INNFA Guayas”, organizado por la Fundación RVR Capacitación para el Desarrollo Integral. Guayaquil, 5 al 7 de septiembre de 2006.

Reconocimiento otorgado por el Cuerpo de Paz de los Estados Unidos de Norteamérica por haber participado en la Conferencia contra la Trata de Personas y por el apoyo en la lucha contra la Trata de Personas. Guayaquil, 16 de febrero de 2007.

Taller “La Televisión que tenemos, la Televisión que queremos”, organizado por el INNFA, el Consejo Nacional de la Niñez y Adolesencia y Cefocine. Guayaquil, octubre de 2008.

VIII Curso Nacional de Gestión para Resultados y Efectividad en el Desarrollo, organizado por el Instituto de Altos Estudios Nacionales de la República del Ecuador y la Vicepresidencia de Sectores del Banco Interamericano de Desarrollo a través del programa Prodev del Sector de Capacidad Institucional y Finanzas, con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo –BID- y SENPLADES.
Quito, 14 al 23 de octubre de 2008.

Seminario – Taller “Marketing Online y de Medios Sociales Digitales” Digital Camp, organizado por la Agencia de Publicidad CAPTIVA. Conferenciante: Juan Ignacio Bottinelli (Argentina).
Guayaquil, 31.08.09 y 01.09.09.

Experiencia laboral:
Reportero, Columnista y Jefe de Redacción de
Diario “Impacto” de Quevedo.
1991 – 1992

Reportero y Locutor de Radio “Viva”, de Quevedo.
1992- 1993.

Relacionista Público y Asesor de la Municipalidad del cantón Buena Fe. 1993.

Director del Semanario “La Última”, de Buena Fe.
1992 – 1993.

Director de Noticias y del Programa “Tribuna Deportiva” de Radio Stereo “Buena Fe”. 1993-1994.

Educador de la Calle del Programa Trabajadores Prematuros del Instituto Nacional del Niño y la Familia. Junio de 1993 a agosto de 1997.

Técnico de Comunicación Social del Instituto Nacional del Niño y la Familia. 1997 – 2001.

Subdirector de Comunicación Social del Instituto Nacional de la Niñez y la Familia. 2002 – 2006

Responsable de Comunicación Social del Instituto Nacional de la Niñez y la Familia. 2006 – 2008.

Coordinador Provincial de la Campaña en Contra de la Trata de Personas. 2005 – 2007.

Coordinador Provincial de entrega de ayudas emergentes por la Emergencia Invernal 2007 y 2008.

Miembro de las Mesas de Albergues y de Alimentos del Comité de Operaciones de Emergencia Regional en representación del Instituto Nacional de la Niñez y la Familia en la emergencia invernal del 2008.

Asesor/ Consultor de Comunicación Social de la Subsecretaría Regional 5 del Ministerio de Inclusión Económica y Social –MIES-. Abril – Junio de 2009.

Director de Mercadeo Ganador http://www.angeljuez.wordpress.com
http://www.mercadeoganador.blogspot.com
http://ec.globedia.com/perfil/angel-juez/
http://twitter.com/angeljuez
http://www.facebook.com/home.php?#/profile.php?id=1406779134&ref=profile

Referencias Personales:

Ec. Gary Vera Pinargote
EX DIRECTOR DEL INSTITUTO
NACIONAL DE LA NIÑEZ Y LA FAMILIA
Móvil: 091116194

Sr. Roderick Notarianni Muñoz
PRESIDENTE AGENCIA
RIALTO PUBLICIDAD
Móvil: 095767676

Ing. Francisco Morlaz
GERENTE DE DOCUMAX URDESA
Móvil: 099481029

Ab. Efrén Alberto Tapia López
EX JUEZ PROVINCIAL DEL TRABAJO
DEL GUAYAS
Móvil: 082873075

Ing. Marco Antonio Luna Varas
GERENTE DE ECUAENLACE
Móvil: 099948260

Ab. Mayra Alejandro Lindao
DEPARTAMENTO DE ASESORÍA JURÍDICA
GOBERNACIÓN PROVINCIA DE SANTA ELENA
Móvil: 087216979

Sr. Héctor Miranda
GERENTE DE GRÁFICAS MIRANDA
Móvil: 09700684

Anuncios

Siete pasos para vivir El Secreto

El estrés nos envejece más rápido

Estrés significa cambio y cualquier hecho que ocurra en nuestras vidas (bueno o malo), nos ocasiona estrés, si se saca la lotería, si hace un buen negocio o si tiene que pagar una deuda y no tiene el dinero, o si se enferma gravemente, todo nos ocasiona estrés. De manera que el estrés es producido por cualquier cambio en la rutina de nuestra vida diaria. Y a veces ni siquiera tienen que ocurrir los hechos, basta con imaginarlos, para que nos estresemos.

Cuando se exige demasiado al cuerpo y este no tiene tiempo suficiente para recuperar las energías gastadas, van a ocurrir cambios en el medio ambiente interno, que van a ocasionar daños o un estrés permanente. Substancias como el alcohol y el tabaco, situaciones como obesidad, alergias, pubertad, embarazo, parto, menopausia, enfermedades, todo ello nos ocasiona estrés.

El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que haga sentir a la persona furiosa, frustrada, amargada o ansiosa y lo que es estresante para uno, no lo es para otro. El estrés genera ansiedad que es un sentimiento de miedo, de aprehensión y desasosiego y cuyo origen no siempre se sabe, lo que aumenta la angustia. El estrés es un componente normal de la vida de todo ser humano y en niveles bajos es bueno ya que motiva a ser más productivo, en exceso y con el tiempo, es dañino para el cuerpo y la mente y predispone a tener mala salud y enfermedades físicas y psicológicas, corazón, infecciones o depresión.

Síntomas del Estrés
El estrés se presenta con muchos síntomas: irritabilidad, jaqueca, tensión muscular, sudoración, sequedad de la boca, temblores, dificultad para tragar y espasmos en el abdomen, cansancio, mareo, taquicardia, problemas sexuales, insomnio, diarrea, respiración acelerada y falta de concentración. El estrés puede originarse por un miedo o peligro real, un estado emocional o un problema físico.

Ciertas drogas, tanto alucinógenas como medicinales, pueden generar ansiedad, debido ya sea a los efectos secundarios o al síndrome de abstinencia de las drogas: alcohol, cafeína, medicamentos para el resfriado. Cocaína, descongestionantes, bronco dilatadores para el asma, antidepresivos tricíclicos, nicotina, pastillas para la dieta, Ritalin y medicamentos tiroideos. Una dieta deficiente también contribuye al estrés o a la ansiedad. La ansiedad por el desempeño está relacionada con situaciones específicas como dar un examen o hacer una presentación en público.

El trastorno de estrés postraumático se desarrolla después de una guerra, agresión física, sexual o desastre natural. La solución para el estrés es encontrar su causa y tratarla, aunque esto no siempre es posible. Hay que hacer un inventario de los factores que podrían estar ocasionando el exceso de estrés. Luego hay que pedir ayuda a un médico psiquiatra, psicólogo, amigo, familiar, sacerdote, que sepa escuchar, ya que con el solo hecho de hablar se calma la ansiedad.

Información tomada del libro “Cómo vivir cien años”, del Dr. Rafael Velasco Terán, especialista en medicina anti-envejecimiento.

Temperaturas de cocción y aceites adecuados para su salud

Muchas madres se esmeran por prepararles una rica sopita de legumbres a sus hijos e hijas y, sin duda, ponen todo su esmero y atención por que esta “nutritiva” sopita quede “a pedir de boca”. Mientras más calientita, mejor ¿verdad? Pero… ¿sabía usted que cuando exponemos las legumbres y verduras a temperaturas elevadas matamos sus principales componentes y por ende aquella “sopita de legumbres” no aporta ningún beneficio para el organismo humano?

Entonces ¿qué estamos comiendo realmente? ¿qué están comiendo nuestros hijos?

“Somos lo que comemos”. Conozca cuánto influyen en nuestra salud los métodos de cocción y la clase de aceites que utilizamos a la hora de alimentarnos.

Por encima de cierta temperatura, los ácidos grasos comienzan a alterarse, pudiendo convertirse en trans, oxidarse, generar radicales libres y compuestos nocivos.

La dieta más equilibrada, puede quedar arruinada por un uso poco prudente de la temperatura a la hora de cocinar.

Para determinadas escuelas terapéuticas de tratamiento de enfermedades crónicas y degenerativas (método Kousmine) la temperatura y modo de cocinado es de la máxima importancia, por no decir una de las piedras angulares de la terapia.

Hay pérdida de vitaminas y minerales con algunos métodos de cocción. Por orden de temperatura, los métodos más suaves son:

1. Vapor: no llega a la temperatura de ebullición del agua
2. Hervido (100º): cocción a presión, que sobrepasa los 100 grados
3. Cocciones rápidas con poco aceite, como es el salteado breve, que se hace en Oriente con el Wok o el “pochado”. Luego siguen las cocciones más fuertes:
4. Fritura, plancha, horno, brasa (barbacoa), en los que la temperatura aumenta considerablemente y también los problemas.

Aceites adecuados para cocinar

El efecto de la temperatura sobre los diferentes aceites, nos ayuda a saber cuál es el más adecuado para cocinar.

*Aceites de semillas:

Girasol, soja, sésamo. Tienen un alto porcentaje de ácidos grasos poli-insaturados. Estos ácidos grasos son muy beneficiosos para la salud, siempre y cuando no se enrancien. Pero el hecho de ser poliinsaturados les hace muy inestables, son muy propensos a oxidarse y el calor es uno de los factores aceleradores de la oxidación.

Por lo tanto, son aceites para consumir en frío, pero no para cocinar y aún menos para frituras repetidas.

*Aceite de Oliva

Es un ácido graso mono-insaturado. Es decir, sólo tiene un enlace insaturado. Esto le da cierta estabilidad frente a la temperatura, que no se oxida hasta alcanzar bastante temperatura. Es, por tanto, el más adecuado para cocinar.

Eso no significa que no haya que tener cuidado con la temperatura que alcanza, y también con el tiempo. Es uno de los tesoros de la dieta mediterránea. Hay casas donde no se cocina sin que el aceite humee. Esto es una barbaridad. La temperatura del aceite debe ser la mínima imprescindible para que se cocine el alimento.

Cuando los alimentos quedan muy requemados o chamuscados, quiere decir que se ha sobrepasado la temperatura de seguridad. El tiempo que dura la cocción, debe ser la mínima necesaria para cocinar el alimento. NO reutilizar el aceite.

Información tomada del libro “Cómo vivir cien años”, del Dr. Rafael Velasco Terán, especialista en medicina anti-envejecimiento.

Leyes de la alimentación

Existen reglas básicas para vivir más años y que son muy sencillas: alimentación y ejercicio. Ni prometedoras cirugías ni milagrosas fórmulas contra el paso de los años parecen lograr los efectos anti-envejecimiento de una sana dosis semanal de ejercicios y una alimentación equilibrada.

En el presente artículo conoceremos las 4 leyes fundamentales de la alimentación que debe tener muy en cuenta a la hora de decidirse por iniciar un plan que le permita verse ver, sentirse bien y tener energía:

1. Ley de la cantidad
La cantidad de alimentos debe ser suficiente para cubrir las necesidades calóricas del organismo. Los alimentos que proveen fundamentalmente calorías (energía) son los hidratos de carbono y las grasas.

La cantidad de calorías deberá ser suficiente como para proporcionar calor para mantener la temperatura corporal, la energía de la contracción muscular y el balance nutritivo.

Desde el punto de vista calórico, una dieta puede ser: suficiente, insuficiente, generosa o excesiva. De acuerdo a esta ley, los regímenes adelgazantes se consideran “insuficientes”, ya que permiten un descenso de peso a expensas de un contenido calórico reducido.

2. Ley de la calidad
Toda dieta deberá ser completa en su composición, asegurando el correcto funcionamiento de órganos y sistemas. En todo régimen deberán estar presentes: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua.

3. Ley de la armonía
Las cantidades de los diversos principios que componen la alimentación deberán guardar una relación de proporción entre ellos, de manera tal que cada uno aporte una parte del valor calórico total. Se recomienda:
*Carbohidratos 50% del valor calórico total
*Proteínas 15% del valor calórico total
*Grasas 35% del valor calórico total

4. Ley de la adecuación
Toda dieta deberá ser la apropiada para cada individuo en particular, considerando: edad, sexo, actividad, estado de salud, hábitos culturales y economía. Ello implica una correcta elección de los alimentos.

Composición alimentaria

– Hidratos de carbono, Carbohidratos o glúcidos
Son fuente de energía. El cuerpo quema carbohidratos con preferencia a las proteínas, para destinar estas últimas a los procesos de reconstitución celular.
Clasificación de los glúcidos:
a) Azúcares complejos de asimilación lenta
Almidón (presente en granos de origen vegetal y papa), celulosa (compuesto vegetal no absorbido por el cuerpo humano, importante para la evacuación intestinal), glucógeno.
b) Azúcares simples y dobles de asimilación rápida. Simples: glucosa (más importante), fructosa (azúcar de frutas, miel, legumbres). Dobles: sacarosa (azúcar industrial de remolacha o caña de azúcar), lactosa (azúcar de la leche).

– Proteínas
Son sustancias que proveen los aminoácidos necesarios para producir enzimas, anticuerpos y células de crecimiento, mantenimiento y reconstitución de tejidos. Las enzimas son sustancias necesarias para regular los procesos químicos del organismo.

Los anticuerpos sirven para luchar contra las infecciones y las enfermedades. Se recomienda un consumo diario de 1g de proteínas por kg de peso corporal. Ejemplo: una persona cuyo peso sea de 60 kg deberá consumir diariamente 60 g de proteínas. Las proteínas se hallan presentes en: carnes (rojas y blancas), lácteos, huevos, legumbres (soja) y frutas secas. Las proteínas de origen animal tienen mayor valor biológico que las de origen vegetal.

– Grasas o Lípidos
Representan una fuente concentrada de energía.
Son necesarias para suministrar protección a varios órganos vitales, aislamiento del cuerpo, transporte de vitaminas liposolubles (A, D, E y K), síntesis de hormonas sexuales. Clasificación de los lípidos:
a) Grasas saturadas: en su mayoría animales (manteca, grasa de carnes)
b) Grasas no saturadas: en su mayoría vegetales (aceite de oliva, maíz, girasol, germen de trigo) y pescados. Estas grasas ejercen función protectora en casos de hipercolesterolemia.

– Vitaminas
Son compuestos orgánicos de estructura química variada. Se encuentran presentes en los alimentos naturales en concentraciones muy pequeñas y son esenciales para mantener la salud y el crecimiento normal. Para asegurar su aporte al organismo es necesario consumir alimentos de origen vegetal, crudos y de “colores” variados (tanto frutas como verduras). Las vitaminas también se hallan en carnes, huevos y lácteos no hervidos.

Vitamina A: Necesaria para conservar una buena visión, una piel saludable y una buena dentadura. Es abundante en: vegetales y frutos pigmentados, zanahoria, tomate, durazno y espinaca; hígado, leche, manteca y huevo

Complejo vitamínico B: vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B12, ácido fólico y biotina. En términos generales, este complejo es necesario para el normal funcionamiento del sistema nervioso, mantenimiento de piel y cabello saludables y para prevención de anemia y trastornos digestivos. Se halla presente en: cereales integrales, carne, hígado, legumbres, levadura de cerveza, nueces y demás frutas secas, huevos y pescado.

Vitamina C: Fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y Vascular, previene infecciones y tiene propiedades contra el envejecimiento. Abundante en cítricos, frutillas y tomates.

Vitamina D: Necesaria para la mineralización de los huesos. Previene el raquitismo en los niños y se utiliza conjuntamente con el calcio en el tratamiento de la osteoporosis del adulto. Se activa en la piel tras la exposición a la luz solar. Abundante en: yema de huevo, leche no hervida, vísceras, aceite de hígado de bacalao, pescados (salmón, atún, sardina, arenque).

Vitamina E: Necesaria para la función reproductiva, es también uno de los principales factores anti-envejecimiento. Se halla en verduras de hoja, aceites de maíz, maní, soja y germen de trigo.

Vitamina K: También denominada vitamina “antihemorrágica” es abundante en: repollo, coliflor, espinaca, tomate, queso, yema de huevo e hígado. En parte es sintetizada por las bacterias de la flora intestinal.

– Minerales
Previenen anemia (hierro) e infecciones (zinc), mejoran el rendimiento psicofísico (magnesio, fósforo, cobre y selenio), mineralización ósea (calcio), insuficiencia cardiovascular, mantenimiento medio interno (sodio, potasio, cloro).

Se requieren en pequeña cantidad. El hierro es abundante en carnes rojas, hígado, espinaca y lentejas. El fósforo abunda en los pescados de mar. El selenio, en hongos. Los lácteos son los alimentos más ricos en calcio, aunque también lo contienen cítricos, salmón, mariscos y brócoli.

Información tomada del libro “Cómo vivir cien años”, del Dr. Rafael Velasco Terán, especialista en medicina anti-envejecimiento.

Nutrición que nos permite mantenernos sanos, jóvenes y con energía

Actualmente la proporción de ancianos en Europa se sitúa cerca del 20% y se prevé que aumente al 25% de aquí al 2020. Los cambios demográficos más pronunciados afectan al grupo de mayor edad (80 años y más).

Hay una serie de factores, como la nutrición, que contribuyen a este incremento de la esperanza de vida. Este fenómeno de escala mundial ha renovado el interés por el proceso de envejecimiento entre investigadores, responsables políticos e industriales.

En un taller de la Comisión Europea organizado en noviembre 2004, numerosos científicos pusieron en común los resultados obtenidos hasta el momento en las investigaciones relacionadas con la nutrición y el envejecimiento, con el fin de extraer enseñanzas para la asistencia sanitaria y definir prioridades para el futuro.

Nutrición y envejecimiento fue un área prioritaria del Quinto Programa Marco de la Unión Europea que concedió fondos para 10 proyectos de investigación en este ámbito. Algunos de los temas que abarcaban estos proyectos eran: dieta y prevención de la enfermedad de Alzheimer, alimentos funcionales para las personas mayores, vitamina D y salud ósea.

Una cesta de la compra anti-edad

La fruta es imprescindible como fuente de vitamina C, antioxidantes, fibra y minerales. Es importante que esté fresca y almacenada en casa poco tiempo. Se aconsejan uvas, albaricoques, melocotones y cítricos. No deben faltar los frutos secos, pues aportan vitamina E y grasas que ayudan a mantener los niveles de calcio.

Los más recomendables, almendra, nuez y avellana. Verduras y hortalizas son la mejor fuente de fibra, vitaminas, antioxidantes y minerales, además de tener pocas calorías. Sobre todo son beneficiosos la col, zanahorias, calabaza, espinacas, tomates y berros. El aceite de oliva virgen es una fuente valiosísima de vitamina E, sobre todo el virgen extra de primera prensada.

Una persona sana puede tomar sin problemas un huevo al día, pues aporta vitamina A y E, hierro y proteínas de la mejor calidad. Mejor los que llevan fecha de caducidad en la cáscara.

Los lácteos son una buena fuente de vitamina A, aunque conviene combinar los enteros con los desnatados y tomar queso con prudencia.

El pescado azul (salmón, sardinas, atún), es una fuente de ácidos grasos omega 3 importantes para frenar el envejecimiento.

Nutrición en el anciano sano

1. Necesidades calóricas
Dadas por la OMS, FAO y ONU, aconsejan 2300 kcal para varones de 70 kg de peso a partir de los 60 años de edad y 1900 kcal para mujeres de 55 kg de peso.

Se admite una reducción de un 10% en la ingestión calórica entre los 60-70 años y otro 10 % de descenso a partir de los 70. Esta reducción no deberá afectar a aquellos alimentos que contengan proteínas, minerales y vitaminas sino a aquellos alimentos que contengan mayor cantidad de grasas y azúcares.

2. Necesidades hídricas
La importancia del agua en la dieta aumenta con la edad y depende del ambiente y funcionamiento renal y digestivo. Como la capacidad funcional del riñón disminuye con la edad, se necesita un aporte acuoso mayor para conseguir una eliminación de los productos finales del metabolismo.

Por otro lado la falta de tono del aparato digestivo predispone al estreñimiento y una ingesta adecuada de agua favorece su tratamiento. Un anciano debe tomar 8 vasos de líquidos (2 litros), en forma de agua, bebidas azucaradas, jugos, café. La sensación de sed en los ancianos está disminuida.

3. Necesidades proteicas
En los ancianos, los aminoácidos esenciales son 8 y los no esenciales son 12. El consumo proteico suele representar un 12% de la ingestión calórica, de modo que al caer ésta con el envejecimiento, también disminuye la ingestión proteica. En el anciano un aumento del consumo de proteínas por encima de ciertos límites, no sería útil y además podría ser perjudicial por la sobrecarga renal que esta ingestión supone y que debe tenerse en cuenta por la mayor frecuencia de enfermedades renales o hepáticas.

El 60% proteínas de origen animal, carnes magras a la plancha, pescados cocidos o al vapor y 3 huevos a la semana (cocidos o pasados por agua). El 40% restante proteínas de origen vegetal, combinando legumbres y verduras, o legumbres y cereales para mejorar la digestibilidad y completar la tasa de aminoácidos esenciales.

4. Necesidades de lípidos
Lo que hay que evitar es tomar alimentos grasos excesivos por sus consecuencias sobre el aparato cardiovascular. La proporción debe ser: 8% en forma de ácidos grasos saturados, 16% de ácidos grasos monoinsaturados, 8% de ácidos grasos poliinsaturados

5. Necesidades de hidratos de carbono
Se recomienda la forma de almidón o glucógeno en vez de mono o disacáridos.

6. Necesidades de minerales
Las necesidades de hierro son similares que en los adultos. La ingesta de calcio debe ser la adecuada para prevenir o tratar la osteoporosis.

7. Necesidades de vitaminas
La ingestión de vitaminas en ancianos es menor de la recomendada.

Información tomada del libro “Cómo vivir cien años”, del Dr. Rafael Velasco Terán, especialista en medicina anti-envejecimiento.

Peso Corporal, Fitness y Salud

Para la mayoría de los profesionales de la salud es virtualmente un axioma que acarrear peso extra constituye una seria amenaza para la salud. La creencia de que el “exceso de grasa corporal es un boleto para la tumba precoz” está tan arraigada en nuestro ambiente médico, que raramente es cuestionada.

Debería ser, por la evidencia científica de los peligros de la obesidad para la salud, un factor de riesgo independiente para enfermedades degenerativas, pero esto está lejos de aclararse. Consideremos, la enfermedad cardiaca. Ciertamente, la presión sanguínea elevada, los altos niveles de colesterol o triglicéridos y la intolerancia a la glucosa son considerablemente más comunes entre hombres y mujeres delgados. Que la obesidad está asociada con éstos problemas de salud es bastante evidente.

Sin embargo, esta asociación no significa que la obesidad sea la causa primaria de las patologías metabólicas. En 1982, Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública en Helsinki, Finlandia, reportaron que los cambios en la calidad de la dieta fueron mucho más importantes para alterar los lípidos sanguíneos que los cambios en el peso corporal. 54 hombres y mujeres de mediana edad cambiaron sus dietas normales ricas en grasa (39% de las calorías totales provenían de las grasas) por las dietas pobres en grasa (24% del total calórico) durante 6 semanas.

A pesar de que el peso corporal sólo disminuyó cerca de 1Kg, los lípidos sanguíneos cambiaron dramáticamente: el colesterol total redujo de 263 mg/dl a 201 mg/dl en los hombres y 239 mg/dl a 188 mg/dl en las mujeres. Cuando volvieron a sus dietas habituales ricas en grasa, el colesterol volvió a sus niveles iniciales, aún cuando el peso corporal siguió sin cambio, urgiendo a los investigadores a concluir que “los cambios observados se debieron a la composición de la dieta y no a la disminución en el peso corporal”.

Los datos de más de 4500 hombres y mujeres que completaron un programa de 3 semanas con residencia en el Centro de Longevidad Pritikin en Santa Mónica, California, aporta una evidencia aún más convincente que sostiene que es la grasa en la dieta y no en el cuerpo, la que afecta a la salud.

Capacidad Aeróbica más importante que la delgadez.

En términos de perspectiva de longevidad, es más importante estar entrenado que no ser obeso. Si las tablas de altura/peso dicen que está 5 libras más pesado, o aún 50 libras, esto tiene poca importancia, en la medida en que esté físicamente entrenado. Por el contrario, sin ejercicio físico, el ser delgado no asegura en absoluto buena salud y no aumenta las posibilidades de vivir una larga vida.

A pesar de que es cierto que los genes pueden jugar un rol importante en la determinación de la capacidad aeróbica, es poco probable que la capacidad aeróbica genéticamente determinada en forma aislada, sea el determinante principal de la relación entre “Fitness” y mortalidad. La actividad física cumple un papel fundamental. Los beneficios para la longevidad del ejercicio son resultado del entrenamiento, sin cambiar de forma (no ser obeso).

Peso Corporal y Mortalidad

Se ha demostrado que aumentar la actividad física y la capacidad aeróbica, en forma independiente de la disminución de peso, reduce las tasas de mortalidad en mayor grado que la pérdida intencional de peso.

La mejoría de los problemas más comunes asociados a la obesidad (hipertensión, dislipidemia, resistencia a la insulina, intolerancia a la glucosa) puede lograrse a través de cambios en el estilo de vida, independiente de la disminución de peso. La resistencia a la insulina y sus secuelas metabólicas, son las verdaderas culpables de gran parte de la morbimortalidad atribuida al sobrepeso/obesidad. La salud vamos a conseguirla, aumentando la actividad física, la capacidad aeróbica y mejorando la nutrición, que reduciendo el peso.

Información tomada del libro “Cómo vivir cien años”, del Dr. Rafael Velasco Terán, especialista en Medicina anti-envejecimiento.